Día Mundial de la Salud. Una charla con expertos

Con un planeta cada vez más castigado y un acusado cambio climático que no consigue frenar su avance. Tras más de dos años de una pandemia mundial que parece no terminar de remitir y el preocupante aumento de enfermedades como el asma, el cáncer o las afecciones en materia de salud mental, este año, la Organización Mundial de la Salud ha querido poner el foco, más que nunca, en la necesidad de cuidar nuestro entorno de la misma manera que a nosotros mismos. 

 

Bajo el lema ‘Nuestro planeta, nuestra salud’, este 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud centrando la atención, según palabras de la propia OMS, en las “acciones urgentes necesarias para mantener saludables a los humanos y al planeta, y fomentar un movimiento para crear sociedades centradas en el bienestar”. 

 

Todos los cambios necesitan de un pequeño paso. Un cambio en nuestros hábitos alimenticios, un consumo más responsable, tomar conciencia de nuestras acciones del día a día, etc. En definitiva, ser conocedores de la importancia de cuidar nuestra salud de forma equitativa para el propio bienestar y el desarrollo sostenible del medio y de las generaciones futuras. 

 

Desde Good Spark Energy Drinks siempre hemos tenido una forma de entender la vida desde la defensa de la sostenibilidad, del autocuidado y del consumo responsable y, por eso, en el Día Mundial de la Salud, no hemos querido perder la oportunidad de hablar con profesionales que dedican su vida, precisamente a ello, al cuidado. 

 

Cuatro campos de acción diferentes, pero necesarios que vienen a contarnos todas las claves para construir un mundo mejor. ¿Nos acompañas a escuchar sus opiniones profesionales? Let’s go!

 

Natalia de Anda (@naturallynatalia_) Bióloga, health coach y experta en recetas deliciosas ¡y súper sanas! 

 

PREGUNTA: ¿Por qué crees que cuesta tanto adoptar nuevos hábitos saludables? Como coach nutricional, ¿qué consejos/claves darías para hacer más ‘sencilla’ esa tarea?

 

NATALIA: A menudo, porque queremos ver cambios de la noche a la mañana y en cuanto llevamos unos días con un cambio y no vemos resultados inmediatos, nos frustramos y lo dejamos. Pero los beneficios más importantes son aquellos que se notan con el tiempo. Al adelgazar, es más fácil mantener el nuevo peso si lo hemos perdido lentamente que de forma rápida a base de dietas milagrosas o batidos sustitutivos que, además, producen un daño en el cuerpo. Cuando empezamos a entrenar, nos parece que, por muchas clases que pasen no mejoramos, sin embargo,  aunque no lo apreciemos, sí lo estamos haciendo, además de que nuestro cuerpo estará experimentando innumerables beneficios que tendemos a ignorar porque no son la razón por la que empezamos a hacerlo (que suele ser adelgazar).

 

Para mi, algo que ayuda mucho es empezar con cosas pequeñas y hacer que estos hábitos se adapten a tu estilo de vida y no tú a ellos. Para empezar a comer saludable no hace falta dejar el azúcar y los ultraprocesados por completo o incluir 5 raciones de fruta y verdura de la noche a la mañana. Si te cuesta, empieza por cosas pequeñas: un desayuno saludable, una pieza de fruta de postre, toma frutos secos a la merienda en vez de galletas... Haz los cambios de uno en uno o al ritmo con el que te sientas cómodo. Yo considero que el mejor sitio por donde empezar nuestros cambios es el desayuno y los beneficios en los niveles de hambre y energía a lo largo de la mañana se ven casi desde el primer día, lo que motiva a continuar, además de que de forma casi involuntaria, empezaremos a optar por alimentos más saludables, ya que no empezaremos el día con un pico de glucosa que nos deje a las pocas horas faltos de energía y con necesidad de consumir más productos insanos para recuperarla rápidamente.

 

P: ¿Crees que, en general, en España comemos bien? ¿Qué alimentos no pueden faltar en una dieta equilibrada?

 

N: Gracias a la dieta mediterránea tenemos una buena base aunque a veces también tendemos a excedernos con el vino y las carnes procesadas o a considerar que cereales como pasta o arroz, deberían ser la base de nuestra alimentación. Sin embargo, el mayor problema es que tenemos muy internalizado que los alimentos 'light', desnatados o aquellos que se nos venden con un fin concreto, como galletas digestivas o cereales para cuidar la línea, son más saludables, haciendo que nuestra alimentación pueda ser rica en alimentos ultraprocesados, azúcares y edulcorantes.

 

Realmente no hay ningún alimento concreto que sea imprescindible en nuestra alimentación. Lo importante es que obtengamos todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita y que la mayor parte de nuestra alimentación esté basada en materias primas. En nuestra alimentación deben abundar las frutas y verduras y debemos asegurarnos de obtener un correcto aporte de proteína de calidad (ya sea animal o vegetal) y de grasas cardiosaludables.

 

P: Para gozar de una buena salud, ¿qué es más esencial, los hábitos nutricionales o el ejercicio físico?

 

N: Es una pregunta complicada porque son dos factores que van de la mano. Para mí lo principal es la alimentación, porque es la forma de nutrir a tu cuerpo, de darle lo que necesita para funcionar correctamente. Si no le damos esos nutrientes, aunque hagamos ejercicio de forma regular, no vamos a estar saludables. Pero ambos deberían estar presentes en un estilo de vida saludable para obtener el máximo de beneficios.

 

Leticia Bedate (@latisafit) Nutricionista, preparadora física ¡y pura energía!

 

PREGUNTA: ¿Por qué es tan importante para la salud hacer algo de deporte en mayor o menor medida?

 

LETICIA: Hacer deporte es fundamental ya que activa nuestro sistema cardiovascular, el cual, como ya sabemos, es el encargado de distribuir, a través de la sangre, el oxígeno, nutrientes, hormonas y demás sustancias, a todos nuestros órganos del cuerpo. 

Una vida sedentaria, una mala alimentación o unos malos hábitos de vida, derivarán en importantes problemas de salud. 

 

P: ¿Cómo motivarías a alguien que no está acostumbrado a hacer ejercicio y quiere empezar a cuidarse? ¿Cómo conseguir crear un hábito como ese?

 

L: Yo tengo clientes a los que les pasa esto. En primer lugar, hay que entender que no a todo el mundo le gusta hacer deporte, es difícil crear un hábito nuevo, a una persona que no le gusta y desde luego, lo que no puedes hacer es imponérselo. Pero lo que sí puedes hacer, es hacerles ver y entender, que al menos, aunque no practiquen deporte por que no les guste o no puedan, deben de llevar un estilo de vida más activo. Por ello lo que yo siempre les recomiendo en estos casos, es que al menos, salgan a caminar diariamente, a un ritmo ligero unos 40 minutos para empezar. 

 

P: Desde tu experiencia y modo de vida, ¿qué mejoras sientes a nivel físico y mental al haber adquirido una rutina deportiva?

 

N: En mi caso, yo he crecido con este estilo de vida. Desde muy muy pequeña empecé a practicar deportes, entonces no podría decirte que ha cambiado en mi vida. Pero lo que sí puedo decirte es que a nivel mental cuando tienes un mal día, hacer deporte, te cambia el humor, ya que ayuda a tu organismo a crear endorfinas y por ello te hace sentir mejor, más relajado y más contento. 

 

Y en cuanto al tema de salud, es una satisfacción completa cuando te haces tus analíticas anuales y todo está perfecto, que a pesar de ir cumpliendo años te sientes ágil, ves que tienes mucha energía, y además, que envejeces más despacio, ya no sólo a nivel estético si no también a nivel orgánico. 

 

Pero para mi, la combinación perfecta es una buena alimentación y una vida activa. 

 

Victoria Martínez (@pitimbernal) Licenciada en psicología, deportista y una de las mejores golfistas profesionales de nuestro país. ¡Pack completo! 

 

PREGUNTA: Desde tu prisma como profesional de la psicología ¿Por qué es tan necesario cuidar debidamente nuestra salud mental?

 

VICTORIA: Porque nuestra forma de pensar determina nuestra actitud frente a la vida, y según pienses acabará afectando de manera positiva o negativa en tu vida.  Nuestra salud mental también incluye el autoconocimiento, fundamental para nuestra autoestima y seguridad y poder vivir de manera coherente con uno mismo. Todo nace de uno mismo, de nuestros pensamientos que son los responsables de nuestras emociones y estás generan un sentimiento. En un mundo en el que se vive tanto en el exterior y es tan incierto tener una buena salud mental es fundamental para hacer frente a todo lo que la vida nos va presentando (ya sea interpretado como bueno o malo) y a su vez para aprender a vivir una vida en plenitud. 

 

La felicidad viene de uno mismo, no de lo que ocurra en el exterior. Aprender a pensar de forma que siempre nos ayude es fundamental. Nuestra mente puede convertirse en nuestro mejor amigo o pero enemigo. 

 

P: Además de recibir ayuda de un profesional, claro está, ¿qué hábitos podemos adoptar en nuestro día a día que ayuden a nuestra tranquilidad y buena salud mental?

 

V: A mi personalmente no me gustan las listas de los hábitos, estás muchas veces acaban generando ansiedad. Por eso siempre insisto en la importancia de conocerse a uno mismo porque no todo ayuda a todo el mundo, para eso es necesario ir probando diferentes cosas y viendo que generan en uno mismo. 

 

Pero puedo citar algunos que pueden ayudar : hacer ejercicio físico, sacar un rato cada día para estar tranquilo y en silencio y desconectar de todo ruido externo ya sea meditar para algunos, rezar para otros... Lo que a cada uno le ayude a adentrarse en ese momento presente, tener un diario ya que ayuda mucho  conocernos y explorarnos, llevar una dieta saludable, relacionarse con personas... Pero como digo, todo depende de cada persona. Hay cosas que a algunos les sienta bien y a otros todo lo contrario. Muchas veces elegimos la forma sencilla de seguir las recomendaciones de otros en vez de investigar por uno mismo que nos hace sentir bien y que no. 

 

P: ¿Cuál crees que es uno de los grandes males (a nivel mental) de nuestro tiempo? [Ansiedad, estrés, control de las emociones…]

 

V: Desde mi manera de verlo algo que a día de hoy está causando mucho daño es como ya he citado antes, vivir continuamente en el exterior, yendo deprisa y corriendo sin plantearnos la vida ni tan si quiera, si aquello que hacemos es lo que realmente queremos hacer. Por así decirlo, el vivir la vida sin un sentido. No sabemos realmente quienes somos, por qué hacemos lo que hacemos y cuál es la verdadera razón de por qué vivimos cada día, estamos muy desconectados de nosotros creyendo que todo está en el exterior y culpando a los demás de lo que realmente nosotros somos responsables ya que nuestro bienestar depende exclusivamente de uno mismo. La ansiedad y el estrés, acaba siendo una consecuencia de todo eso.

 

Me gustaría añadir también que nos hemos metido en un momento en el que parece que todo tiene que ser perfecto y constantemente es la información que recibimos en las redes sociales sobre todo. Y no es así. Tenemos que aprender a sentir esas emociones que no nos hacen sentir bien pero que nos dan tanta información sobre nosotros y en vez de luchar contra ellas entenderlas, aceptarlas y transformarlas.  El positivismo es una forma de vida y herramienta muy enriquecedora porque ayuda mucho a seguir avanzando pero la escucha de ese malestar que se genera en nosotros es una guía fundamental para nuestra vida, no hay que callarlo.

 

Pablo Ezequiel Finno. Médico cirujano especialista en cirugía general en el Hospital General de Villlalba, Madrid.

 

PREGUNTA: ¿Cómo interfiere la condición de “persona activa/deportista” y de la “persona sedentaria/sin actividad física” en las visitas médicas por enfermedades inmunológicas, gripes, resfriados, alergia?

 

PABLO: Sin lugar a dudas llevar una vida con hábitos saludables que engloben una dieta equilibrada, actividad física diaria, descanso adecuado y no fumar, entre otros, contribuyen positivamente a reforzar el sistema inmunitario lo que disminuiría el riesgo de contraer infecciones estacionales o evitar descompensaciones de una enfermedad crónica.

 

PR: Si tuvieras que hacer una curva imaginaria, (un puntaje del 1 al 10 de menor a mayor mejoría) de lo que sucede con los órganos, huesos, músculos del cuerpo de una persona que ha pasado de una vida sedentaria a hacer actividad física, comer sano y nutritivo, dormir 8 horas diarias, etc, como quedaría reflejado ese cambio en el cuerpo de una personas de unos 25 y en una de alrededor de 45? 

 

P: Considero que a una persona de 25 años le pondría un puntaje de 10 y a una de 45 años un puntaje de 8 ya que cambios sustanciales y esenciales en el estilo de vida a corta edad son fácilmente asimilables y duraderos en el tiempo lo que repercutiría directamente en la calidad de salud.

 

PR: ¿Consideras que hay nuevas enfermedades/patologías que tienen que ver con nuestros malos hábitos alimenticios, del sueño, poco deporte y aire libre?

 

P: Partiendo desde la definición de salud según la OMS, “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, considero que hoy en día la comprensión de la fisiopatología de las enfermedades logró establecer la multicausalidad como factor predisponente a enfermar en un paciente vulnerable. El avance de las ciencias de la salud a pasos agigantados es el eje central para la detección precoz y tratamiento de enfermedades que antes no existían o bien no eran consideradas como tales. 

 

PR: ¿Cuál es el dolor que se manifiesta más recurrentemente en tu consultorio?

 

P: Como cirujano general y del aparato digestivo los pacientes que acuden a mi consulta suelen referir dolor abdominal que tras valorarlos defino aquellos que podrían mejorar su calidad de vida con una intervención quirúrgica. Por ello, optimizar a los pacientes inculcándoles hábitos saludables de vida como bajar de peso, dejar de fumar, realizar actividad física diaria que mejore su capacidad ventilatoria, etc, son fundamentales de cara a obtener resultados postquirúrgicos óptimos.

 

PR: ¿Con qué frecuencia recomiendas hacerse un chequeo médico general a los 25 y a los 45 años? ¿Piensas que el español en general, acude al chequeo médico con la frecuencia sugerida? 

 

P: De no mediar ninguna vicisitud, considero que un adulto sano de 25 años debería hacerse chequeos médicos cada 5 años y un adulto sano de 45 años cada 2 años. Siempre hay que tener en cuenta los antecedentes personales y familiares del paciente ya que la frecuencia de los chequeos médicos debería ser más periódica. 

La sociedad española en general suele ser muy consciente con lo que respecta a la salud. Si bien los jóvenes son un grupo vulnerable por la omnipotencia que los caracteriza, el adulto mayor suele seguir sus controles con rigurosidad.